lunes, 13 de junio de 2016

Encontrando a Ratatouille



 Después de mi vuelta a Bangkok desde Myanmar me bajo “depre post-viaje” dentro del viaje. Antes de irme por un mes, la familia de amigos se separó; todos teníamos distintos planes, y cuando volví estaba sola. Bueno, yo me fui de viaje sola y sabia que estaría sola, pero ya llevaba 3 meses “no sola”, y volver a estarlo fue fuerte para mí.

Llegue a Bangkok sin planes, o con muchos planes en realidad. Cada día cambiaba de idea con respecto a lo que quería hacer (me iría a China, India, Iran, Filipinas, etc), pero cada día me arrepentía, cambiaba de idea y me frustraba mucho. Empecé a conocer gente de couchsurfing con la que me quedé a dormir, y también para juntarnos a turistear o comer algo. En mi cuarto o quinto día de depresión-Bangkok, me encontraba en un hostal al lado del rio, era un lugar horrible con cero higiene (como casi todos los lugares donde me hospedo, pero con mucha onda, aunque yo no lo aproveché) pero éste tuvo la singularidad de darme una experiencia religiosa: después de la ducha olvidé el shampoo, así que volví a buscarlo, y cuando estiré la mano, y mis dedos hacen contacto con el envase…una rata enorme, enorme, gorda, gris, enorme, con una tremenda cola salta por encima de mi mano, dentro de la ducha. Yo por supuesto salgo corriendo y chillando (muy madura), y la rata hizo lo mismo, corría y chillaba en mi dirección, y no sé cómo, llegué de un solo salto a mi cama, que era en la litera de arriba. 

Mucha gente lo encontró gracioso, pero yo en mi estado de odio contra todo el mundo, “perdida” en Asia sin saber que hacer de mi vida, sola sin amigos, y sin expectativas, y con una rata persiguiéndome por el hostal, claramente no lo encontré muy gracioso. Metí a la fuerza mis cosas a la mochila y me fui a juntar con un amigo que conoci por couchsurfing,  que me mostraría su hostel en pleno Kah San road (la calle principal de fiesta y venta de muuuchas cosas), que por lo que me dijo no era muy decente, pero era barato y estaba bien ubicado.
Eran mas o menos las 2 de la tarde, mi mochila pesaba 1000 kilos, hacían 80 grados de calor y la humedad era del 900 por ciento. Mentira. Pero así me sentía, transpirada, cansada, deprimida, con los pies sucios y sin tener un lugar donde dormir. Cuando ya llevábamos unos 20 minutos caminando me desesperé: necesito un hostal AHORA!!!! Mi amigo me pidió calma ya que en un minuto llegaríamos.

En este momento fue cuando LO vi. Yo parada fuera del 7 eleven (mini market que está en cada calle con aire acondicionado y que muchas veces use solo para escapar del calor de afuera) con mi mochila gigante, sudando hasta por el codo, con cara de pocos amigos, con la boca abierta literalmente, vi en la vereda del frente al hombre más guapo que me había topado en este viaje. Alto, delgado, con nariz de flecha (puntiaguda y respingada), con mirada de niño, sonrisa de malo, camisa abierta, caminar de hombre seguro. 

Me enamoré.


Por unos 10 segundos me tengo que haber quedado parada viéndolo, con las moscas entrándome en la boca, como si las cientos de personas que andaban por esa calle se hubieran hecho transparentes, como si ya no hicieran 50 grados, como si ya no me importara no tener donde dormir,  como si una luz de show de Broadway apuntara justo lo que yo estaba viendo,  y mi amigo que me preguntaba que me pasaba…y yo sin responderle nada, hasta que el momento terminó. El nariz de flecha entró en alguna tiendita con su amigo, y yo volví a mi odio contra el mundo y mi transpiración.

Fui a ver el hostal y la verdad es que no era ninguna maravilla, era un dormitorio simple, chico y caluroso, pero privado y barato (200 bath), y como no vi ninguna rata, me quedé. Mandé a mi amigo a ver si llovía en la esquina y me encerré en mi pieza a llorar. Me sentía mal, sola, deprimida, y no sabía qué hacer. A eso de las 7 de la tarde me di cuenta que no había comido nada, así que salí de mi pieza con pijama, ojos hinchados de llorar 5 horas, con el pelo como loca, y la decisión de irme a India por 6 meses. El rumbo era el 7 eleven y comprar muchas papas fritas, leches con chocolate, cigarros, cerveza, dulces y todo lo que pudiera pasar por mi mente, para tapar la ansiedad que sentía.

Llegué solamente a la escalera del hostal…toda mi determinación se transformó en parálisis cuando LO vi de nuevo. El nariz de flecha estaba sentado en el suelo, al lado de la escalera, jugando con unos gatitos, de a lo más, un mes de nacidos (¿puede ser más tierno?). Volvió la luz de Broadway sobre él, se me volvió a abrir la boca, me volví a quedar parada, pero esta vez tomé conciencia de que tenía la cara llena de puntos rojos de tanto haber llorado, que mis ojos estaban hinchados y me dolían, que iba con pijama y sin haberme duchado después del paseo con la mochila, y JUSTO TENIA QUE ESTAR EL AHÍ!!!!!!!!


Rápidamente miré al otro lado y casi saltando arriba del él, bajé la escalera tratando de no hacer contacto visual. Cuando llegué al final de la escalera me di cuenta que tenía muchas ganas de jugar con los gatitos también (jugar con los animales es algo que me reconforta y relaja, no era por jugar con el nariz de flecha, y en ese momento necesitaba cariño aunque fuera de un gatito de 50 gramos) y me dije a mi misma: “a la mierda si este tipo te ve con la cara así, total seguramente su novia modelo llegará en cualquier momento y se irán felices tomados de la mano (con la luz de Broadway apuntándolos) a vivir la fiesta de su vida, mientras tú ni siquiera te darás el gusto de jugar con los gatitos”, así que subí la escalera, súper enojada internamente (por toda la película de la novia modelo y qué se yo) y OBVIAMENTE los gatitos se espantaron y se fueron a esconder. Ahí quedé yo, parada al borde de la escalera, cara con pintas rojas, ojos hinchados a morir, transpirada, pijama, pelo de loca. El, sentado en el suelo mirándome hacia arriba con sus ojos perfectos, su nariz hermosa, con la camisa abierta, y una media sonrisa con expresión de “me ahuyentaste los gatos loca de mierda” en lo que sería nuestra primera mirada a los ojos.

No me acuerdo bien si me rei o me quedé seria, me acuerdo que le pedí disculpas por haber hecho que se fueran los gatos, le expliqué que también tenía ganas de jugar con ellos pero que había sido muy brusca al volver. El me miró sin decir nada, se paró, me dio 3 besos y me dijo que se llamaba Renaud. Era francés, muy francés. Yo le dije que me llamaba Ana, y nos quedamos en silencio…de esos silencios incómodos y largos…los gatos no estaban, y yo pienso “bah este tipo será muy guapo pero no me dice nada, me voy a ir” y justo aparece Steward (el amigo con que lo vi en la calle) y me dice hola con una tremenda sonrisa, tenía una energía muy bonita, y me invita a tomar un whisky con ellos. Yo no digo nada, pero Renaud me dice que sí, que vayamos juntos a comprar y que podemos quedarnos en el hostal, que no hay problema por el ruido, con su inglés imperfecto y su acento francés (que me mata).

Yo seguía en pijama, pelo de loca, pintas rojas en la cara, ojos hinchados, y ahora muerta de hambre, sed y muy incómoda con el nariz de flecha al lado. Me sentía muy expuesta, porque cualquier persona se podía dar cuenta de que estaba pasando un mal momento, mis ojos y mi cara no los podía disimular con nada, y más encima tenía que estar al lado de EL sin poder hacer nada por mi apariencia, algo que finalmente me di cuenta, sólo me importaba a mí.  Les dije que si, así que fuimos a comprar un whisky tailandés (menos de un dólar la botella, era horrible), y algo para comer, y me olvidé del pijama, del pelo de loca, de los ojos rojos, y todo eso que no le importaba a nadie más que a mí.

Ese día nos quedamos en la habitación de sus amigos, tomamos el whisky (o dos), y conversamos y nos reímos mucho. Él, no hablaba inglés muy bien, pero nos dábamos a entender perfectamente, y la relación entre los tres fue muy entretenida, así que lo repetimos por 3 noches seguidas. Yo miraba a Renaud y me encantaba, él era muy simpático pero no notaba ningún interés en especial de él hacia mí, así que simplemente acepté en mi mente que sería uno de los tantos amigos que uno se hace en los hostales, y que en un par de días ya no vería.

Estaba equivocada…muy equivocada. Ese tercer día habíamos quedado de acuerdo, para ir juntos a sacar mi visa India al día siguiente, y él tenía que ir a la embajada de Francia, no me acuerdo para qué. En la tarde, estábamos con uno de sus amigos en mi dormitorio, los tres, amigos, muy amigos los tres, hasta que me fui al baño y cuando vuelvo lo encuentro solo…Volvieron las luces de Broadway, las moscas dentro de mi boca, aparecieron mariposas en mi estómago, y se me puso la cara fucsia. En una milésima de segundo pasaron muchos pensamientos por mi cabeza:
-         
      1.- Está solo porque Steward fue al baño, pero en cualquier momento va a volver. Salta encima de él, dale un beso, dile que te enamoraste el primer segundo que lo viste, que te encanta su cara de niño, que te enamora cada vez que se rie, que no sabes cómo portarte cuando estás con él, que te mueres de ganas de darle un beso, y acepta que te diga que no le gustas, pero hazlo! (el pensamiento negativo).

-          2.- Está solo porque me va a declarar su amor eterno, me dirá que nunca había visto una mujer que se viera tan linda llorando, que lo conquisté con mi forma de tomar whisky tailandés tan rápidamente, que mi pijama y pelo de loca son muy sexy, que también me vio ese día fuera del 7 eleven, y que quiere recorrer el mundo al lado mío  (todo esto en el máximo pensamiento positivo).

-          3.- Está solo porque me espera para decirme que se va para siempre y que no nos veremos más en la vida.

Al final no fue ninguna de las anteriores. Lo que pasó fue que él le pidió al amigo que se fuera, para poder estar solo conmigo porque yo le gustaba. El es muy directo, y con eso me mató.  Me salían arcoíris por las orejas, no podía creer que yo también le gustara, sobre todo después de haberme visto en las condiciones que me vio, contándole lo frustrada que me sentía, y tomando whisky barato sentada en el piso de un hostal de dudosa reputación. Ese día empezó nuestro romance, algo que se suponía iba a ser pasajero, un par de días, porque yo me iba a India, y él se iría al norte de Tailandia con los amigos.

Claramente al otro día no fuimos a sacar mi visa India porque estábamos en la onda in love, así que este fue mi primer intento fallido para sacar la visa. Quedamos de ir al día siguiente, pero era feriado porque era el cumpleaños de la reina de Tailandia, que es un magno evento en el país (no teníamos idea pero acá la familia real es venerada, hay fotos en las calles, el respeto es máximo, quizás por las penas de cárcel que te caerán encima, solo por hacer un comentario negativo con respecto a ellos), así que fue un segundo intento fallido. Al siguiente día iría a sacar mi visa, pero era fin de semana (viajando uno pierde noción del día de la semana en que está) así que tampoco pude sacarla. Tres intentos fallidos.


Primera foto dandonos un beso, Chiang Mai.



Me sumé al viaje al norte de Tailandia, Ren me propuso ir con ellos antes de empezar nuestro romance, y ahora que la situación había cambiado entre nosotros, yo no estaba muy segura de lo que iba a pasar con mi invitación. Conversando con él, supe que no estaba dispuesto a tener una relación, que estaba buscando paz en su vida y conocer gente pero nada que lo atara, así que pensé que quizás la ida a Chiang Mai sería sin mí. Me equivoqué, él si quería que fuéramos juntos igual que yo,  y que a la vuelta a Bangkok, sacara mi visa y me iba a India, y él se iba a Camboya con los amigos.

Finalmente tuvimos una pequeña telenovela venezolana, porque resultó que a Steward yo le gustaba, y cuando supo que Ren y yo estábamos juntos, ya no quería irse de viaje con nosotros, porque se sentía incómodo. Igual es entendible, pero tampoco es que estuviera enamorado… Igual fue mejor así, porque finalmente nos fuimos solos los dos, y pudimos conversar toda la noche en el bus, hacernos cariño, conocernos más, reírnos, salir a comer, arrendar una moto y recorrer. Hicimos muchas cosas entretenidas, conocimos gente, salimos en la noche, tuvimos aventuras en la moto. El tiempo que estuvimos en Chiang Mai (como 10 días) tuvo de todas las emociones, enojos, risas, aventuras, romanticismo, amistades, y fue acá cuando por primera vez me tomó la mano, un día que salimos a comer a un restaurant italiano, para darnos un gustito ya que viajábamos con bajo presupuesto. Yo iba con un vestido rosado, y el con short y una camisa negra, abierta como me gustaba a mí. Caminábamos por la calle, de noche, y de repente me toma la mano y yo volví a sentir la luz de Broadway que caía sobre nosotros. Los arcoíris salían por mis orejas, la sonrisa casi me rajaba la piel de la cara, pero no le dije nada, porque yo sabía que él no era un tipo muy romántico, y que él hubiera hecho eso era un gran paso para él (después de una relación amorosa horrible que lo dejo sin ganas de volver a tener otra novia), así que solo me dediqué a disfrutarlo y caminar al ladito de él (con la mano toda transpirada entre el nervio y el calor y humedad terrible de Tailandia jajaja).



Bueno para hacer la historia corta (porque ya ha sido lo suficientemente larga), finalmente un día conversando, me pidió que fuéramos juntos a Camboya, y yo después de pensarlo (porque tenía a India esperándome) le dije que bueno. A él le quedaban 5 semanas de viaje antes de volver a Francia, así que decidí hacer lo que se me diera la gana, total nadie me obligaba a ir a India en ese momento, y nos fuimos juntos. Pasamos por mil y una cosas, dormimos en muchos hostales de mala muerte, cruzamos a dedo la frontera Camboya-Tailandia hasta una isla donde nos quedamos 8 días antes de que el se fuera, tuvimos una pelea después de que nos separáramos por 5 días para tener “tiempo a solas”, estuve en el hospital, casi muero en un bote (hubo una tormenta terrible) rumbo a la isla donde nos íbamos a juntar después del tiempo a solas, y pasamos muy lindos días también juntos en un bungalow en la playa conversando de la vida sin que nadie nos interrumpiera. Fue en esta isla donde conversamos tooooodo el día, que nos dimos cuenta que nuestros planes a futuro eran los mismos: queríamos hacer la visa work and holiday Australia antes de cumplir los 31 porque después no podíamos. Era muy extraño que hasta ese momento no hubiéramos hablado de eso, finalmente es algo importante y un plan para un año completo, así que quedamos en que él volvería a Francia a trabajar por 6 meses, y yo me iría a viajar por India por 6 meses, y nos encontraríamos en Australia para seguir con nuestra historia y ver qué pasaba. Estábamos felices con nuestro plan, aunque (ahora lo sé porque lo conversamos después) los dos sabíamos que era difícil que nuestra relación continuara igual, porque en 6 meses claramente conoceríamos otra gente, y al juntarnos ya no sería lo mismo, pero no teníamos otra opción, así que lo asumimos lo mejor posible y con todas las energías puestas en eso.



Angkor Wat, Camboya, con cara de insectos.


El día que se iba, amanecí con un nudo en la garganta terrible, me quería poner a llorar y no parar más. Habíamos estado juntos un mes y medio, y de repente me iba a quedar “sola” de nuevo, y tenía una angustia terrible. Quería que se quedara y seguir con nuestro romance, pero no era posible ya que tenía que volver. Ese 29 de Septiembre fue un día de mierda, salimos atrasados del hostal al aeropuerto, en el bus no podía ni mirarlo porque tenía la lágrima lista para atacar, así que todo el viaje fue prácticamente en silencio, cosa muuuy difícil para nosotros que somos muy habladores. En el aeropuerto cuando llegó el momento de despedirse fue como de película, fue bajo una escalera mecánica, porque yo no podía subir con él. Toda la gente nos miraba porque ya no me podía aguantar el llanto, él me abrazaba y daba besos y decía que 6 meses pasarían rápido, que íbamos a estar bien, que disfrutara porque era yo la que seguiría viajando, etc.

Se devolvió de la escalera 3 veces para despedirse otra vez y casi perdió el vuelo, cuando se fue casi me muero de pena, verlo en esa escalera mecánica fue horrible. Parecía que la escalera era de un kilómetro porque no llegaba nunca la hora de no verlo más, era como una tortura leeeenta y sádica. Cuando llego arriba me grito: “I will miss you chilli girl” y se fue corriendo. Yo me fui llorando como la chilindrina y toda la gente me miraba. Tenía muchas ganas de que alguien me chocara el brazo sin querer, para pegarle y sacar toda la frustración que tenía dentro de mí, pero no pasó (que bueno), así que me fui al hostal a buscar mi mochila, y cambiarme al hostal de una amiga que encontré el día anterior como un milagro llegado en el mejor momento.

Esa despedida fue terrible, no se la doy ni a mi peor enemigo. La gente cree que los que viajan lo pasan súper bien todo el tiempo, que estoy tomando sol todo el día y comiendo y tomando piñas coladas, pero la verdad es que no es así (todo el tiempo). Hay muchas cosas difíciles de vivir, situaciones complicadas, sobre todo cuando estás sola, que no tienes como explicárselas a tus amigos por whatsapp. Hay días malos en los que lo único que quieres es tener a alguien conocido que te de un abrazo, o poder hablar de corrido sin tener que detenerte a explicar lo que significa una cosa o traducir al inglés todo el tiempo. Ese día fue uno de los más difíciles, y a todo lo que pasó hay que agregarle que, por cuarta vez, no pude sacar mi visa india, esta vez porque hubo un atentado terrorista en Bangkok, así que la embajada decidió suspender todos los trámites de visas para ciudadanos no tailandeses, por lo que de nuevo quedé en el limbo sin saber qué hacer

Ya en el hostal conversé con mi amiga, ella se iba a India asi que lo tomé como un indicio y me puse a programar parte del viaje con ellas. Como ya no podía tomar la visa en Tailandia, me dio la locura y me compré un pasaje a Kuala Lumpur y me fui para allá a sacar la “bendita” visa india. Obviamente, por quinta vez no pude sacarla, ya que estaban actualizando el sistema informático del bendito consulado en Kuala Lumpur, así que tenía que esperar un par de días. En ese tiempo yo hablaba con Ren todos los días, nos mandábamos emails eternos, y yo me sentía cada día más conectada con él. Había decidido ser positiva, y agradecer que al menos en 6 meses podríamos vernos, viajar juntos, vivir juntos, y ver lo que pasaba entre nosotros, así que decidí no sufrir, y empecé a entusiasmarme con la idea de estar en India por un largo tiempo, viajar mucho, moverme sola y acompañada, visitar amigos, hacer cursos y muchas cosas más.

Unos 4 días después, fui al consulado con mi mejor ropa y cara para sacar la visa. SEXTA VEZ QUE NO PUEDO SACAR LA PUTA VISA. Esta vez era porque estaban actualizando los precios, entonces como no sabían cuánto tenía que pagar, no podían empezar el trámite, por lo que tenía que esperar mínimo una semana más.

Yo a estas alturas pensé que el universo me estaba mandando un mensaje. No he conocido a nadie que no haya podido sacar una visa 6 veces seguidas y en dos países distintos, ésto tenía que tener algo mágico detrás, quizás no era mi destino irme a India, quizás no era mi destino esperar 6 meses para estar con el hombre que amaba, quizás tenía que cambiar de plan.

Llegué en la noche a hablar con Ren por facebook, y le pregunté: “¿qué pasa si te voy a ver a Francia el fin de semana y nos tomamos un helado?”, cuando apreté Enter no me pude mover, me bajó una ansiedad terrible porque realmente no había pensado lo que había escrito… Me respondió muy rápido, que por favor lo esperara 5 minutos y me sentí muy mal. O sea, ni siquiera me había respondido la pregunta que le hice, no era una pregunta seria, sólo era un juego para ver qué me decía. La verdad es que nunca había pensado ni siquiera en la posibilidad de irme a Francia, tampoco es algo que haya conversado con él, ni algo que él me haya pedido. Fue solamente una pregunta que me salió de la nada, sin pensar, sin intención…o quizás si…a veces el subconsciente trabaja en niveles que no podemos comprender, a veces nos juega chueco, a veces nos enreda los pensamientos, a veces nos auto saboteamos.

En esos minutos yo salí a fumar un cigarro, vi unos niños pasar en bicicleta y me puse a pensar en la inmortalidad del cangrejo. Era Jueves 8 de Octubre en Kuala Lumpur.

En verdad para mí no había sido un juego (ahora me doy cuenta), yo lo extrañaba y quería estar con él AHORA, no en 6 meses más. Hablábamos todos los días diciendo que nos extrañábamos, que no sería fácil, que 6  meses era mucho tiempo, y yo me había arriesgado (bueno no tanto, porque podía zafar de la pregunta argumentando que era un juego) a preguntarle qué pensaba de vernos el fin de semana. Igual él no sabía que yo era loca, que si me daban ganas de hacer algo lo hacía por muy improbable, inoportuno, loco, fuera de lo normal que fuera, así que tomarnos un helado el fin de semana era una idea que seguramente él no tomaría en serio.

Pasaron los 5 minutos y vi que tenía un mensaje de él…me dice que acababa de hablar con su familia (que ya sabían de mi existencia y visto fotos de los dos) y que no sabía cómo lo haríamos, pero que quería estar conmigo, y si quería ir a Francia, me esperaba él y su familia con los brazos abiertos; pero que él sabía que yo quería ir a India y si lo hacía, él lo aceptaba y lo entendía 100%... Acá me bajó la loca máxima, le pregunté unas 5 veces si me estaba hablando en serio, y cuando estuve segura de que me estaba hablando en serio, le pedí a un amigo que me comprara un pasaje solo de ida a Marsella para el Sábado, o sea, menos de 48 horas más.

El Domingo 11 en la tarde, lo estaba abrazando, con el estómago lleno de mariposas, en Francia, con mi mochila en el suelo llena de shorts y vestidos, llegando al invierno europeo, con 50 dólares en el bolsillo y sin plan. Pero estaba donde quería estar, y lo más importante, con quien quería estar, enamorada hasta las patas, viendo esos ojitos de niño, hundiéndome en su abrazo, y me sentí feliz, sin angustia, como si lo que estaba haciendo era lo correcto, no era una locura…o si lo era, no me importaba, hace tiempo dejé de hacer lo que se supone tengo que hacer.


Juntos al sur de Francia un par de días despues de mi llegada.

Esta historia continuará...



viernes, 22 de abril de 2016

Myanmar parte 2: chilena myanmareña-myanmarense

Esta es la continuación de mi  post sobre Myanmar, la primera parte Myanmar el lugar mas lindo del SEA,

Ya conté que en Hsipaw conocí a Tiha después de una noche de unas (demasiadas) cervezas con los españoles. Tuvimos conexión en un segundo y desde ese momento no fue fácil separarnos.
Era todo como muy romanticón, salíamos de paseo en moto por los caminos de tierra, todo muy verde, me mostró lugares muy bonitos sin gente, comimos muy rico (y muy barato), y como el habla un inglés perfecto pasamos horas conversando.

Un par de días después, los españoles y yo nos íbamos a Mandalay juntos, pero finalmente me fui con mi "novio" myanmareño-myanmarense al lago Inle. El bus costo MMK15000, 13 horas de viaje, con aire acondicionado del terror (creo que debo hacer un paréntesis para agradecer a la política de aires acondicionados del sudeste asiático por permitirme no envejecer ni un solo día en este año dando vueltas por ahí, de verdad no exagero lleven un PONCHO porque esta gente no tiene control para el AC) pero super cómodo.

Llegamos a las 5am a Inle, los extranjeros pagamos usd10 por "entrar" a la ciudad, la verdad es que también puedes hacerte el choro y no pagar nada, nadie te va a perseguir ni te va a disparar, pero no podía tomar el riesgo ya que mi acompañante era conocido acá, porque a veces trabaja como guía turístico, y para ser sincera, no quería mostrar la hilacha...tan rápido.

Dato: Hostel Friday Inn, costaba uds16 con desayuno, habitación doble con baño privado, es de los mas baratos porque en ese momento era nuevo, por lo general acá nada baja de USD20.

Este es un pueblito muy chico, las calles son de tierra polvorienta, la gente anda en bicicletas, y todos conocen a todos. Tiha me llevo a comer a un puestito al lado del río donde no había ni un turista (ademas la época en la que yo fui era temporada baja) y mucha gente se acerco a verme comer, a hacerme preguntas, a saber cuando nos íbamos a casar, etc Para mi fue muy gracioso que la gente se tomara tan en serio nuestra "relación", pero pronto me daría cuenta de que no solo era la gente que lo veía así...

El paseo en bote por el Lago Inle es lo que todos vamos a hacer a este lugar. Es un lago enorme, sus aguan las cruzan pequeños botes impulsados por un remo de pie (la persona va de pie en el bote y rema con su pierna), ves pequeños pueblos sobre el agua con casas tipo palafito, incluso bares con varios botes "estacionados" sobre el agua esperando a sus dueños (como sera ir ebrio arriba de un bote camino a la casa? me imagino a las esposas enojadas con el uslero esperando al marido diciendo "weon ya chocaste el bote de nuevo, no me gusta que salgas en bote si vas a estar tomando con tus amigos, para la próxima vez pasa el remo). Acá los hombres toman mucho alcohol, y no solo los hombres, también conocí a un niño de 9 años que había viajado desde otra ciudad para poder trabajar y enviar dinero a su familia. Este niñito claramente no iba al colegio y vivía con un grupo de otros "hombres" para solventar gastos. Este niñito se tomo una cerveza en el bar después de trabajar todo el día en un restaurant, y de arreglar apuestas en la mesa de pool... El único momento en que lo vi niño fue cuando le quite la lata de cerveza y le hice cosquillas, al fin se rió como niño unos segundos, antes de volver a su papel de "macho recio" en el bar.


Tiha y yo en Inle Lake.


Hay muchas realidades distintas en este país. No es fácil tener información porque la gente tiene miedo del gobierno, y no es para menos, el nivel de represión llego a tal que ni siquiera tenían acceso a internet, la gente no podía salir del país, los extranjeros no podían entrar al país, el desabastecimiento tenia a todos en un permanente estado de crisis, y hasta mataron a muchos monjes budistas que protestaron pacíficamente para apoyar a la gente que pedía urgentemente medidas para solucionar la situación; y claramente no es fácil borrar todo esto del subconsciente colectivo de un pueblo.

Con los que era mas fácil conversar era con los mas jóvenes, ellos me contaron sobre la excesiva cantidad de impuestos que el gobierno les cobra, los motivos de por que toda la gente se quiere ir de Myanmar para poder surgir (ganar dinero, tener un trabajo que te permita avanzar, viajar, estudiar, etc), pero a pesar de todo eso siempre están con una sonrisa y piensan positivo, será la influencia del budismo?

Bueno volviendo al lago Inle donde la historia de amor chilena-myanmareño-myanmarense se estaba convirtiendo en una teleserie venezolana. Después de un par de días viajando juntos, él se lo tomo demasiado en serio. Empezaron los celos, los "yo no soy bueno para ti", los "como haremos para que vivas acá?"...y yo con mi cara de pensequeestabamospasandounbuenmomentonosabiaquenosteniamosquecasar, me empece a asustar, este tipo se estaba portando como mi marido, y para mi era un amigo con el que estaba compartiendo un par de días en mi viaje. Tuvimos una discusión... una DIS CU SION, que es eso? yo una mujer de 30 años, viajando sola por Asia, sintiéndome la persona mas libre del mundo, haciendo lo que se me da la gana cada día, sin depender de nadie, de repente estaba teniendo una discusión????

STOP

Tuve que parar la película porque esto no estaba resultando como yo pensaba, por qué de pronto estaba dando explicaciones de por qué había hablado dos minutos con un gringo que me pregunto un dato de Yangón??? yo hablo con quien quiero, donde quiero, por que quiero, por todo el tiempo que quiero, y no le doy explicaciones a nadie!!! me dije todo esto a mi misma obviamente (tampoco soy una maldita perra del demonio) y me di cuenta de que la que había actuado mal en un principio era yo.

Primero: jamás fui clara con mis intenciones, yo pensé que se entendía, pero claramente una de las cosas que aprendí es que debemos decir las cosas claramente, para cada cultura las relaciones funcionan de forma diferente; es mejor explicar con manzanitas, aunque el momento sea incómodo al principio, te puedes ahorrar grandes problemas para después. Al final, todos esperamos algo de toda la gente, es difícil sacar las expectativas de la cabeza: para mi era unos días viajando juntos, pasándolo bien, teniendo una experiencia entretenida. Para el era el comienzo de un amor y se proyectaba conmigo a futuro. Se que es loco, pero es así, fue así, y no voy a cometer el mismo error de nuevo, me sentí muy mal por hacerlo sentir mal a él, mal que mal fue muy lindo conmigo.

Segundo: no se, no hay segundo, en verdad creo que fui muy inocentona al no detenerme a pensar mas en lo que estaba haciendo. Para cualquier persona que conocí viajando, era normal compartir la ruta un par de días, y después cada uno seguía su camino. Estaba metida en esa onda, y no pensé que para él pudiera ser diferente. Me dio mucha pena romperle el corazón, pero es mejor hacerlo temprano que tarde...así que finalmente quedamos de separarnos, él se iba a visitar a su familia y yo me iba a Bagan.

La despedida fue como teleserie venezolana multiplicada por 18: canciones románticas corta-venas en myanmareño-myanmarense, llantos, discusiones, odio, amor, odio de nuevo, el bus esperando, el que no se quiere ir, yo que quiero que se vaya...uff fue una tarde larga. En la noche tomaba mi bus a Bagan, así que pasé a comer algo indescriptible, volví al hotel a esperar que el bus me fuera a buscar, pero el bus nunca llego. Luego vinieron más discusiones con la recepcionista, llamadas al bus, un tipo que me llevó en moto a perseguir al bus, no pillar al bus, volver a la agencia del bus a explicar la situación, toda la gente habla al mismo tiempo y no entiendo nada, tengo pena por Tiha, tengo pena porque perdí mi bus, tengo pena porque no tengo hostal...mi actitud es muy mala y después de una hora no tengo solución.

Sigo sentada en la calle con mi mochila y mucha gente discutiendo alrededor mio, es de noche y no me siento muy bien. Finalmente les digo que los del hotel me DEBEN dar una habitación gratis porque fue su responsabilidad que yo perdiera el bus, y aceptaron la responsabilidad,  y la gente del bus me da un pasaje para la mañana siguiente, así que todo solucionado...todo excepto por un problemita: no me siento muy bien, no se si es porque mi cerebro esta recocido con tanta tensión o es por el alien que siento que esta creciendo dentro mio.

Vuelvo al hostal a la misma habitación que tenia antes con él, abro la puerta y lo primero que hago es vomitar asquerosa y explosivamente en el piso, y he aquí el comienzo de mis días de intoxicación alimentaria. Paso toda la noche con diarrea y vómitos, sola, enojada y triste, Tiha que me llama y me llama y yo que no le quiero contestar, me siento muy mal y no tengo agua, y no hay recepcionista ni tiendas en la noche.

Logré llegar a la mañana sin morir, finalmente el bendito bus me pasa a buscar y me voy a Bagan en un viaje de 9 horas SIN BAÑO, y en cada parada todos los pasajeros del bus me ceden el paso para poder salir corriendo y sacar lo que sea que esta mal dentro de mi cuerpo, me siento morir y lo único que soy capaz de comer en todo el día fue un arroz blanco que tenia una mosca al fondo...cuando llegue a la parte de la mosca estaba inmune a todo tipo de sentimientos o sensaciones, así que la corrí a un lado y termine mi arroz.

Llegue a Bagan (el lugar mas conocido de Myanmar donde todos quieren hacer un paseo en globo aerostático para ver el amanecer o atardecer con todas las miles de pagodas esparcidas entre los arboles) a las 4pm, me aloje en el hostel May Kha Lar, costo usd13 diario para una habitación single con desayuno, aire acondicionado y wifi. El hotel estaba bien ubicado y la dueña es muy amable, me ayudó a contactar a mi seguro y en la noche me visito un doctor, estaba con mucha fiebre y deshidratada, así que me dio mil medicamentos y sales rehidratantes.

La dueña del hostal me despertó al otro día con una sopita para que me sintiera mejor (muy tierna) aunque la boté por el WC porque tenia medio litro de salsa picante jajajaja.  Mis fuerzas solo me permitieron cruzar la calle a comer arroz blanco, comprar agua y volver a acostarme. No tenía energías para hacer nada y tenia la moral baja, sentía que estaba perdiendo mi tiempo acostada (primero por partirme la espalda al cuarto día de mi viaje en Myanmar, y segundo por no poder mantener comida dentro de mi estómago) así que me dediqué a leer y escribir mucho, también hable con Tiha que estaba muy preocupado por mi, y contacte con gente de facebook para conocernos en Bagan.

Ese día conocí a Esperanza, una chica española muy tierna con la que finalmente compartimos una habitación en mi hostal. Ella también estaba intoxicada, así que pasamos muchas horas acostadas conversando de la vida, de viajes, de hombres, parábamos de hablar para ir corriendo al baño o comer algo que nos hacía estar más enfermas, nos reímos mucho, y todos los días veíamos gente nueva llegar al hostal e irse, todos habían visto Bagan pero nosotras no eramos capaces de salir aun, estábamos muy debiluchas.


Así nos recibía toda la gente.


Después como de 5 días al fin pudimos salir a ver lo que todos quieren ver en Bagan, arrendamos unas e-bike que son como scooter eléctricas con menos potencia que una patineta, pero que nos llevaron a todos lados, incluso a hacer rally (el Dakar es una alpargata al lado de nosotras). Después de estos días mi relación con Tiha seguía por teléfono, nos llamábamos todos los días, y me invitó a ir a su ciudad antes de que me fuera a Tailandia de vuelta, y después de mucho pensarlo y decidir que no iba a ir...obviamente, compré el pasaje en bus a último momento y fui! Ya había pasado toda mi vida tomando decisiones con la cabeza, y estaba de viaje, sola en MYANMAR, o sea, éste era el momento perfecto para hacer lo que yo quería hacer sin pensarlo mucho, y lo hice.



Dakar en Bagan jajaja



Después de muchas horas de viaje, incluido un cambio de bus, un desayuno sola en un restaurant perdido en la carretera donde todos dejaron de comer para mirarme, llegue a Pathein, una ciudad como a 2 horas de Yangon cerca de la playa. Lo vi esperándome en la moto por la ventana del bus y se me revolvió todo el estómago, estaba muy nerviosa y además tenía la presión de que todo el bus estaba expectante para saber que iba a hacer yo. Pathein es una ciudad chiquitita y sin atractivos turísticos, en el bus en que yo iba no había ningún extranjero, y días después me daría cuenta de que yo era la única NO myanmareña-myanmarense. Me bajé del bus y la sonrisa de él y mía ya no podían ser más grandes, no hablamos mucho porque teníamos unos 35 o 40 testigos del reencuentro, así que me llevo al hotel donde me iba a quedar (en Myanmar no es legal que los extranjeros se queden en casa de familia, no es imposible, pero hay que avisar con tiempo y pedir permiso a la policía, y quizás si tienes suerte, logres quedarte), me duché, y salimos a "comer donde una tía".

En Myanmar cuando alguien muere, cada año para su aniversario de muerte se hace una fiesta. Va toda la familia y amigos, los vecinos, a la gente que pasa por la calle la invitan a comer. Es un evento importante, y yo justo llegué ese día (suerte la mía) pero no tenía idea. Yo pensé que veríamos a la tía y nada más, y cuando entro a la casa, veo muuucha gente conversando y comiendo, los niños corriendo, viejitas lavando ollas, cocinando, etc, y cuando la primera persona me vio, a mi con mi cara de latina, con mi metro 73 de altura, y cara de sorpresa, al lado de Tiha...se hizo el silencio, Silencio...y yo no sabía que hacer...y Tiha no decía nada, y yo no sabía nada, y de repente aparece un bebe corriendo y riéndose que rompió el hielo y Tiha sale corriendo detrás de él y me quedo sola. SOLA. Sola, Sola (perdón pero necesitaba escribirlo hartas veces para darle el dramatismo que necesita). Sola, de pie (todos sentados en el suelo), transpirada como chancho, sentía como unos 25 pares de ojos me miraban de arriba a abajo con curiosidad, ni siquiera sabía donde poner las manos, nadie comía, y yo pensando que todos me odiaban y que les molestaba mucho mi presencia en ese lugar. Pienso en qué puedo hacer, busco a Tiha con la mirada, la gente me sigue mirando, y finalmente tomé una desición jajajaja, levanté una mano y hago un "hola" mirando a todos lados diciendo "mingalaba", que es hola en Myanmar, con la voz mas dulce que pude (los que me conocen saben que mi voz es como de camionero borracho despechado porque su esposa lo engaño con el hermano) y todos al unísono me responden, MINGALABAAAAAAAAAAAAA.

Me di cuenta de que no me odiaban, muy por el contrario, después de lograr romper el hielo (con 25 personas que no hablan tu idioma a la vez no es fácil) se acerco una señora y me abrazó y me dio el que sería mi primer beso con la nariz (es como si ella te oliera la cara y absorviera tu olor, es muy tierno). Era mi suegra (yo no sabía en ese momento), me agarró la mano y me puso un cojin en el suelo y me sentó ahí. Todos me seguían mirando porque allá no es normal que alguien te abrace y te de besos de nariz, así que todos sospechaban que algo raro había. Me pasaron dos bebés y me sacaron muchas fotos, y al instante empezaron a llegar los platos llenos de comida indescriptible, postres de colores fluorescentes, sopa, agua, verduras, todo vegetariano para mi. Los niños se acercaban y me tocaban la cara y los brazos, se reían, y los más jóvenes me sacaban fotos, mientras mi suegra me obligaba a comer. Al final me relajé, me dije a mi misma que era una estupidez estar tan incómoda y cuestionarme tanto todo (como siempre) así que comí TODO lo que me dieron, jugué con los niños, posé para las fotos, pedí más comida, hablé un poquito en inglés con los más jóvenes, y todos se relajaron y volvieron a la rutina de la celebración.


"Suegro", "suegra", yo y mi "cuñado".


Cuando volvió Tiha lo miré con rayos láser en los ojos, y el me miró con cara de miedo, sabía que lo iba a retar por no haberme dicho nada, pero finalmente no le dije nada porque fue una experiencia demasiado linda y única. Nunca pensé que iba a estar en Myanmar, en una ciudad que no conoce nadie, sentada al medio de una celebración privada, comiendo como contratada, teniendo una "suegra", recibiendo besitos de nariz, y siendo el centro de atención.

Estos días en Pathein fueron un lindo reencuentro. Conversamos mucho como siempre, y le expliqué que nuestra amistad iba a seguir, pero que no tenía que proyectarse y menos conmigo. Éramos muy diferentes, y aunque no creo que eso sea malo, yo no sentía ganas de casarme y tener familia, como él si quería. Lo importante es que lo entendió y esos últimos días lo pasamos muy bien. Nos paseamos por toda la ciudad en moto, yo me creía artista de cine porque toda la gente nos miraba, y Tiha iba todo orgulloso con su chilena al lado. Conocí a sus amigos, a su familia, conocí esta ciudad que no tiene contaminación externa, y finalmente terminó como una linda historia... como de película, con él dejándome en el aeropuerto, diciendo un último adiós a través del vidrio mientras nos separábamos para siempre.


Tiha y sus pestañas hermosas

jueves, 31 de marzo de 2016

Weli Maxi

Hay mucha gente que se ampara en las dudas ajenas para no hacer lo que quieren, cualquier cosa como elegir una pareja, estudiar alguna carrera "sin futuro", empezar un emprendimiento, o irse de viaje por el mundo.
Cuando decidi irme de Chile a viajar hubo muchos momentos dificiles, y no hablo de vender mi departamento, auto, ropa o muebles. No hablo de dejar a mis amistades, dejar mi carrera profesional, salir del concepto generalizado de normalidad (porque ya tenia 29 anos y se me iba el tren y no tenia hijos OMG) o perder una oportunidad en el ambito amoroso. No hablo de eso, todo eso fue facil, porque en mi cabeza YO ya lo habia aceptado, lo habia elegido como mi destino, como mi sueno, era lo que queria y ASI IBA A SER.

Lo mas dificil es decirle a tu familia...

La mia me sorprendio, me apoyaron en todo momento y estaban felices por mi, aunque yo se que por dentro pensaban en lo mucho que haria falta como hermana mayor (de 4 mas chicos), hija, hermana, prima, nieta, amiga, coordinadora oficial de eventos, cocinera, asistente, babysitter, chofer de turno, hombro para llorar,  soporte, y un infinito etcetera. Para mi tampoco seria facil salirme de todos esos roles, siempre he sido la mama o asistente de mi grupo de amigos y familia, la organizadora de eventos, la que recuerda los cumpleanos, santos, a quien le gusta o no la mayonesa, la que compra y despues manda un excel con el desgloce de todos los item y lo que corresponde pagar a cada uno (obvio con una copia de la boleta conservada perfectamente estirada),la que llega temprano para ayudar, y la que se va tarde para limpiar.

Pero en mi mente ya habia decidido dejar esos roles para el resto y concentrarme en MI, algo que no hacia muy a menudo y me lo debia.

Mi abuela  Maxi (weli; como le gustaba que la llamaran), una vieja elegante a morir, alegre, preocupada de su gente, vieja ya, mas de alguna vez se desubico conmigo (todas las viejas son asi) y me dijo que se me habia ido el tren; varias veces me dejo ver su preocupacion porque me fuera de viaje sola; incluso a veces pienso que en un principio no me creia mucho... Tambien creo que sus preocupaciones son validas si nos ponemos en sus zapatos, para nuestros padres, familias y amigos no es facil dejarnos ir, imaginense para mi weli!!! dejarme ir debe haber sido dificil, se que se sintio preocupada, y es que desde su perspectiva de abuela de seguro no fue muy agradable, menos linda viendome como mujer "sola", tan indefensa corriendo por el mundo; tentando a extranos a hacer el mal, expuesta a cuanta barbaridad que muestran las noticias en la TV, pasando frio y hambre; llorando sola en un rincon hechando de menos a todos; sola, desconsolada, perdida... bueno todo esto visto desde la perspectiva fatalista de una vieja que ha vivido mas de 8 decadas, y lo entiendo.

Un tiempo antes de que me fuera la diagnosticaron con cancer, uno que no le daria muchos meses de vida, uno que la iba a tomar por el pelo y la echaria al suelo. Lejos de eso, ella lucho contra su enfermedad, siguio trabajando (era profesora y el ultimo tiempo siguio trabajando en la biblioteca del colegio a un par de cuadras de su casa), siguio siendo una compradora compulsiva de ropa y zapatos, porque aunque era vieja, mi tata ya habia muerto, y tenia cancer, ella SIEMPRE se veia bien. Nunca me voy a olvidar un dia que la pille en el mall, sola, con lentes de sol y, obviamente, con una bolsa con zapatos nuevos, bajando la escalera automatica como si fuera la reina de Inglaterra, con un rayo de luz que la seguia como estrella de Broadway (eso no es verdad pero yo lo vi asi jajaja). Reina era, pero de Maipu, y esa imagen en el mall jamas la voy a olvidar. Ella siempre fue independiente, salia sola acompanada de su cancer, y trabajo hasta que su mente (porque su cuerpo hace rato le decia que no) lo permitio.

Los ultimos meses que estuve en Chile estuve cesante, lo que me dio el tiempo para estar con ella, apreciar su elegancia, conocernos mejor, reirnos mucho, escaparnos a comer un pastelito, llevarla a sus muchas visitas al medico que implicaban traslados en Santiago de horas en el auto, pero a mi no me importaba; siempre me ofreci para hacerlo porque era mi vieja, mi weli, y tenia la valiosa oportunidad de devolverle la mano ayudandola en todo lo que pudiera; y mejor aun, de pasar mucho tiempo juntas.

Pude contarle de mis locos planes de viaje, de los amores que tuve, de mis suenos, de mis inquietudes, de mis miedos. Tuve tiempo para explicarle porque me iba de viaje lejos y sola, pude contarle todo lo que leia sobre los lugares que visitaria, la aburri con la lonely planet que acarreaba como si fuera mi pulmon. Nada quedo inconcluso.

De a poco ella fue abriendo su mente, hasta transformarse en mi fan numero 1, la que me regalo una falda TOPISIMA para ir a India (weli use tu falda para conocer el Taj Majal y me veia topisima, no te preocupes), la que me dio pulseritas de proteccion para que siempre estuviera acompanada, y la que se emocionaba mas con las fotos que fui enviando por Whatsapp.


Ven que si me veia topisima?


La ultima vez que la vi fue en su casa, ese dia comimos rico como siempre, vimos (dormimos) una peli, y ella salio a la peluqueria para estar lista para irse de viaje al sur de Chile, sola, a casa de amigos. La ultima vez que la vi, estaba feliz y entusiasmada, y yo sabia que no la veria mas...en la vida, en esta vida, pero no quise decir nada, no quise arruinar su momento; o que se sintiera triste y recordara que yo me iba por largo tiempo y que su cancer, celoso, no nos dejaria abrazarnos nunca mas. Me despedi como si nos fueramos a ver en dos horas mas, simple y con una sonrisa, como si fueramos a tomar once juntas una vez mas, o como si fueramos a estar encerradas en el auto 3 horas mas una ultima vez.

Mi weli murio anoche, en su cama, y seguro feliz pensando que volveria a ver al amor de su vida, que volverian a bailar tango o cueca, que comerian infinitos asados y sopas deliciosas. Seguro penso que se iba a reencontrar con sus perros, con el mio, con amigos, y que al fin los zapatos ya no iban a ser tan caros; porque seguro que en el cielo, ella seguira siendo la reina, la mas topisima.

Yo no creo en Dios; tampoco creo en las religiones, si creo en las energias y el karma. Se que anoche cuando su cuerpo murio, la energia que tenia dentro se dividio; una parte viajo hasta Francia donde estoy ahora, y se aloja dentro mio. Ahora ella viajara conmigo, vera a traves de mis ojos que el mundo es hermoso, que la gente no es peligrosa; sentira lo lindo que es bucear, conocer gente nueva, manejar una moto, sentir la nieve en la cara, subir cerros, tomar aviones, ferry, buses: Yo se que ella sigue viviendo en mi, tambien en toda nuestra familia a traves de mi mama, tia, primos, hermanos, nietos y bisnietos.

Ella no murio, solo se transformo, y ahora weli te llevo dentro para donde vaya. No te puedo prometer que sere topisima como tu porque no soporto los zapatos con tacos, pero te prometo que cada dia voy a hacer lo que me haga feliz, voy a afrontar todo con positivismo, con el pecho inflado, con los ojos mirando para arriba. Voy a amar con locura, voy a perder los miedos, voy a llorar gritando, me voy a reir hasta que me den calambres. Voy a ir contra la corriente, voy a tomar todos los riesgos, jamas me voy a arrepentir...porque si no lo hago, cual es el sentido de esta vida?

Gracias por escucharme y, finalmente, entenderme y apoyarme en mis desiciones, que tengas un lindo viaje y gracias por dejarme el regalo mas lindo de la vida, mi mama y la locura heredada.




Esta es mi vieja, aunque de vieja nada!!!

miércoles, 24 de febrero de 2016

Myanmar, el lugar mas lindo del SEA.

Myanmar es un pais del sudeste asiatico que, basicamente, queda entre Tailandia y Bangladesh (ese pais donde hacen la ropa que tenemos), y al norte limita con China y tambien Laos. Antes se llamaba Birmania y la situacion politica era pesima, de hecho el pais estaba cerrado para el turismo hace unos anos atras, y ahora es uno de los paises mas "autenticos" del SEA. 

Es autentico, segun mi parecer, porque no ha estado expuesto al turismo por largo tiempo, la gente myanmarena, myanmarense...no se como se dice, no esta contaminada por el exterior, se siguen impresionando cuando ven un turista, son curiosos, amables, sencillos...como toda la gente en el mundo que no tiene el signo peso como un tatuaje en el corazon.

I LOVE MYANMAR!!!! 

Mi viaje empezo solicitando la visa, que dan por 28 dias, en la embajada de Myanmar en Bangkok, un proceso muy facil para el que solo necesite paciencia y mil litros de agua, musica, comida, y meter conversa a medio mundo. El dia 9 de Julio parti en un vuelo cortito de 1 hora desde BKK a Yangon, la ciudad mas grande de Myanmar, pero no la capital. Cuando llegue quede impresionada de lo moderno, es que hay algo que nos dice que todo lo desconocido es muy diferente, como por ejemplo si hace 5 anos atras me preguntaban como me imaginaba Africa, hubiera dicho que como una jungla con gente viviendo en chozas, cazando para comer, y uno que otro auto muy viejo en calles de tierra...BULLSHIT. Bueno, no me siento orgullosa de eso, pero era asi, y algo parecido me pasaba con este pais del que no sabia nada, lo inclui en mi lista de lugares a visitar en un comienzo porque mi mejor amiga queria ir, y si voy yo es como si fuera ella, asi que aca estaba, en Yangon a las 10 de la noche, solita, con una mochila de 20 litros (tipo de colegio) y mi mejor cara de mil amigos...
Nunca pense todo lo que pasaria en este pais.



El primer dia que sali a la calle escribi lo siguiente en mi diario de viaje: "...sali a caminar, la gente me mira harto, aca no hay muchos turistas parece. Los hombres son mas guapos que en Tailandia y usan algo como una falda que se llama longi, y todos cantan en la calle, sonrien, me saludan, me siento muy feliz..." (Por que es tan raro para mi ver gente feliz? que triste!!!! )

En esta ciudad encontre mucha comida, muy barata, muy rica, muy barata, muy barata, muy barata, y para mi, que era vegetariana en ese momento, era el paraiso. Un Thali (tipico plato grande indio con distintas porciones de cosas inimaginables mas un pan) me costo MMK300, al cambio de hoy 169 pesos chilenos, 0,2 dolares, 0,1 libras...y rellenar el plato de nuevo cuesta 100MKK, carisimo no??? claro que el escenario era el siguiente: 10 de la noche, yo perdida en la ciudad, sin exagerar camine 52 cuadras (las conte), senti el rico olor que venia de la oscuridad y me encuentro con una pareja cocinando en la calle, con mesitas muy chicas y bancos muy chicos (como de kinder garden). Yo muerta de hambre y sed, me quede mirando como quien mira a una nave extraterrestre que llega a la Tierra, saco mi papelito que tan amablemente alguien me escribio en el hostal explicando que era vegetariana y se lo di a la senora...ella me miro, se cago de la risa, le dijo a un tipo que me hiciera espacio en su mesita y literalmente me sento. Yo con mi mejor cara de estupida, toda la gente me miraba, el tipo obligado a compartir conmigo me dio comida de su plato (se come con la mano), y yo con mi NO capacidad de comer con la mano, meto los dedos en "diossabequeestabacomiendo" y me lo como...el tiempo se detiene, nadie respira, todos me miran, yo siento el sabor de la comida, y miro a la senora y le hago la sena universal de que esta rico, y todos nos reimos. Al fin tuve mi primera experiencia con gente real, y al final me comi 3 thali y me lleve el numero de telefono de un tipo que no hablaba ingles, pero que queria salir conmigo jajaja.



Como dato: me quede en el hostel Agga Youth hotel en el dorm por 9 dolares con desayuno incluido (el desayuno es jugo, frutas, y un plato de comida enorme, o bien tostadas y huevos si no te gusta comer en la manana). Lejos el mejor lugar donde dormi, era muy comodo, el trato era como de hotel, muy limpio, con wifi, aire acondicionado y bien ubicado. OJO que lo mas caro en Myanmar son los hostales porque el gobierno impuso una tasa excesivamente alta a los hostales que reciben a extranjeros, pero no es tanto considerando en que TODOS te dan desayuno que es practicamente un tremendo almuerzo.


Por que todas las mesas y sillas son tan bajitas???

Desde Yangon tome un bus a Pyin Oo Lwin (USD9 sleeping bus, con aire acondicionado, muuuy comodo, mejor que los de Tailandia) y me quede en el hostal mas horrible de toda mi vida: Golden Dreams, 6 USD la noche sin desayuno (jamas comeria aqui). Este es un pueblo chiquitito, no hay muchos hostales y el que le seguia en precio era USD20, asi que me arme de valor y me quede. El bano parecia de pelicula de terror, el hostal tenia varios pisos pero muy poca gente, el senor que atendia era misterioso con cara de mafia jajaja. Aca conoci a una pareja de espanoles (gracias a un grupo de facebook) con los que me junte varias veces, y tambien fue en este hostal donde tuve mi primer problema en Myanmar, me cai de las escaleras y lesione de por vida mi espalda.


Use mi seguro medico, pero ojo que estamos en Myanmar, mi "ambulancia" fue un tatita en moto (quien puede pensar que es una idea sensata trasladar a alguien con un accidente asi en moto?) y me llevo a la "clinica", donde tuve que explicar DIBUJANDO y con mimicas lo que me habia pasado, cero ingles pero 100% empatia, carino y buena voluntad. Me hicieron RX en una silla de playa, me dieron una crema, un par de pastillas y de vuelta en moto al hostal (del terror) a pasar dias en cama (del terror), y sin poder banarme, ni moverme (acumulaba las ganas de hacer pipi para ir solo 2 veces al dia porque no aguantaba el dolor). Fue una de las experiencias mas dificiles, tenia la moral baja, estaba sola, casi nadie hablaba ingles, estaba en un pueblito, mi hostal era una mierda, tenia mucho dolor, y los dias de visa corrian y yo queria verlo todo. Ademas me llego la regla jajaja.


Sala de Rayos X

En este lugar no hay mucho que hacer, hay un mercadito donde comer, un mercadito para comprar que es muy lindo y el lugar que mas me gusto, me senti como estrella de cine, todos me miraban, sonreian, me sacaban fotos, me daban la mano...y sin interes de por medio, porque lo mismo pasa en Tailandia, pero despues de la parafernalia de la felicidad asiatica, te estiran la mano pidiendo "one dollar!!", aca eso no pasa, por el contrario la gente me dio comida, lindos momentos y buenas energias a cambio de "NO one dollar" sino de puras buenas energias.


Con la espalda partida en 8 me fui con los espanoles a otro pueblo llamado Hsipaw, lo mas atrayente de este trayecto es el viaje en tren, yo pague MMK2750 por 6 horas de viaje en "upper class", algo que normalmente no hago, pero mi espalda lo pedia, y fue una buena decision porque el tren se mueve de maneras indescriptibles jajaja y el paisaje es hermoso, de pelicula...ni siquiera se como describirlo, mejor es buscar algun video en youtube, o bien IR.


Algunas partes el camino es tan estrecho que las plantas se meten por la ventana y te dan besitos.


En otras vas tan alto que no puedes ver el suelo.

En Hsipaw me quede en el hostal Nam Khae Mao guesthouse, USD5 con tremendo desayuno, wifi, pieza privada y bano compartido pero impecable. Aca conoci a Tiha, un joven myanmareno myanmerense (jajaja) en una noche de cervezas con los espanoles. Nunca pense que me iba a terminar yendo de este pueblo acompanada por el, eso es lo lindo de los viajes,  todo es impredecible, y esa es la droga de los viajes, las experiencias nuevas y la adrenalina de no saber lo que vendra.



PD: perdon por las faltas de ortografia pero hago lo mejor que puedo con este mini teclado donde no pillo el acento ni el signo de pregunta.

PD\ 2: se me hizo un poco largo el post, ya se vienen los amores, desamores, la suegra myanmarena-myanmarense, la intoxicacion, accidente en moto y gente linda en el camino.