viernes, 22 de abril de 2016

Myanmar parte 2: chilena myanmareña-myanmarense

Esta es la continuación de mi  post sobre Myanmar, la primera parte Myanmar el lugar mas lindo del SEA,

Ya conté que en Hsipaw conocí a Tiha después de una noche de unas (demasiadas) cervezas con los españoles. Tuvimos conexión en un segundo y desde ese momento no fue fácil separarnos.
Era todo como muy romanticón, salíamos de paseo en moto por los caminos de tierra, todo muy verde, me mostró lugares muy bonitos sin gente, comimos muy rico (y muy barato), y como el habla un inglés perfecto pasamos horas conversando.

Un par de días después, los españoles y yo nos íbamos a Mandalay juntos, pero finalmente me fui con mi "novio" myanmareño-myanmarense al lago Inle. El bus costo MMK15000, 13 horas de viaje, con aire acondicionado del terror (creo que debo hacer un paréntesis para agradecer a la política de aires acondicionados del sudeste asiático por permitirme no envejecer ni un solo día en este año dando vueltas por ahí, de verdad no exagero lleven un PONCHO porque esta gente no tiene control para el AC) pero super cómodo.

Llegamos a las 5am a Inle, los extranjeros pagamos usd10 por "entrar" a la ciudad, la verdad es que también puedes hacerte el choro y no pagar nada, nadie te va a perseguir ni te va a disparar, pero no podía tomar el riesgo ya que mi acompañante era conocido acá, porque a veces trabaja como guía turístico, y para ser sincera, no quería mostrar la hilacha...tan rápido.

Dato: Hostel Friday Inn, costaba uds16 con desayuno, habitación doble con baño privado, es de los mas baratos porque en ese momento era nuevo, por lo general acá nada baja de USD20.

Este es un pueblito muy chico, las calles son de tierra polvorienta, la gente anda en bicicletas, y todos conocen a todos. Tiha me llevo a comer a un puestito al lado del río donde no había ni un turista (ademas la época en la que yo fui era temporada baja) y mucha gente se acerco a verme comer, a hacerme preguntas, a saber cuando nos íbamos a casar, etc Para mi fue muy gracioso que la gente se tomara tan en serio nuestra "relación", pero pronto me daría cuenta de que no solo era la gente que lo veía así...

El paseo en bote por el Lago Inle es lo que todos vamos a hacer a este lugar. Es un lago enorme, sus aguan las cruzan pequeños botes impulsados por un remo de pie (la persona va de pie en el bote y rema con su pierna), ves pequeños pueblos sobre el agua con casas tipo palafito, incluso bares con varios botes "estacionados" sobre el agua esperando a sus dueños (como sera ir ebrio arriba de un bote camino a la casa? me imagino a las esposas enojadas con el uslero esperando al marido diciendo "weon ya chocaste el bote de nuevo, no me gusta que salgas en bote si vas a estar tomando con tus amigos, para la próxima vez pasa el remo). Acá los hombres toman mucho alcohol, y no solo los hombres, también conocí a un niño de 9 años que había viajado desde otra ciudad para poder trabajar y enviar dinero a su familia. Este niñito claramente no iba al colegio y vivía con un grupo de otros "hombres" para solventar gastos. Este niñito se tomo una cerveza en el bar después de trabajar todo el día en un restaurant, y de arreglar apuestas en la mesa de pool... El único momento en que lo vi niño fue cuando le quite la lata de cerveza y le hice cosquillas, al fin se rió como niño unos segundos, antes de volver a su papel de "macho recio" en el bar.


Tiha y yo en Inle Lake.


Hay muchas realidades distintas en este país. No es fácil tener información porque la gente tiene miedo del gobierno, y no es para menos, el nivel de represión llego a tal que ni siquiera tenían acceso a internet, la gente no podía salir del país, los extranjeros no podían entrar al país, el desabastecimiento tenia a todos en un permanente estado de crisis, y hasta mataron a muchos monjes budistas que protestaron pacíficamente para apoyar a la gente que pedía urgentemente medidas para solucionar la situación; y claramente no es fácil borrar todo esto del subconsciente colectivo de un pueblo.

Con los que era mas fácil conversar era con los mas jóvenes, ellos me contaron sobre la excesiva cantidad de impuestos que el gobierno les cobra, los motivos de por que toda la gente se quiere ir de Myanmar para poder surgir (ganar dinero, tener un trabajo que te permita avanzar, viajar, estudiar, etc), pero a pesar de todo eso siempre están con una sonrisa y piensan positivo, será la influencia del budismo?

Bueno volviendo al lago Inle donde la historia de amor chilena-myanmareño-myanmarense se estaba convirtiendo en una teleserie venezolana. Después de un par de días viajando juntos, él se lo tomo demasiado en serio. Empezaron los celos, los "yo no soy bueno para ti", los "como haremos para que vivas acá?"...y yo con mi cara de pensequeestabamospasandounbuenmomentonosabiaquenosteniamosquecasar, me empece a asustar, este tipo se estaba portando como mi marido, y para mi era un amigo con el que estaba compartiendo un par de días en mi viaje. Tuvimos una discusión... una DIS CU SION, que es eso? yo una mujer de 30 años, viajando sola por Asia, sintiéndome la persona mas libre del mundo, haciendo lo que se me da la gana cada día, sin depender de nadie, de repente estaba teniendo una discusión????

STOP

Tuve que parar la película porque esto no estaba resultando como yo pensaba, por qué de pronto estaba dando explicaciones de por qué había hablado dos minutos con un gringo que me pregunto un dato de Yangón??? yo hablo con quien quiero, donde quiero, por que quiero, por todo el tiempo que quiero, y no le doy explicaciones a nadie!!! me dije todo esto a mi misma obviamente (tampoco soy una maldita perra del demonio) y me di cuenta de que la que había actuado mal en un principio era yo.

Primero: jamás fui clara con mis intenciones, yo pensé que se entendía, pero claramente una de las cosas que aprendí es que debemos decir las cosas claramente, para cada cultura las relaciones funcionan de forma diferente; es mejor explicar con manzanitas, aunque el momento sea incómodo al principio, te puedes ahorrar grandes problemas para después. Al final, todos esperamos algo de toda la gente, es difícil sacar las expectativas de la cabeza: para mi era unos días viajando juntos, pasándolo bien, teniendo una experiencia entretenida. Para el era el comienzo de un amor y se proyectaba conmigo a futuro. Se que es loco, pero es así, fue así, y no voy a cometer el mismo error de nuevo, me sentí muy mal por hacerlo sentir mal a él, mal que mal fue muy lindo conmigo.

Segundo: no se, no hay segundo, en verdad creo que fui muy inocentona al no detenerme a pensar mas en lo que estaba haciendo. Para cualquier persona que conocí viajando, era normal compartir la ruta un par de días, y después cada uno seguía su camino. Estaba metida en esa onda, y no pensé que para él pudiera ser diferente. Me dio mucha pena romperle el corazón, pero es mejor hacerlo temprano que tarde...así que finalmente quedamos de separarnos, él se iba a visitar a su familia y yo me iba a Bagan.

La despedida fue como teleserie venezolana multiplicada por 18: canciones románticas corta-venas en myanmareño-myanmarense, llantos, discusiones, odio, amor, odio de nuevo, el bus esperando, el que no se quiere ir, yo que quiero que se vaya...uff fue una tarde larga. En la noche tomaba mi bus a Bagan, así que pasé a comer algo indescriptible, volví al hotel a esperar que el bus me fuera a buscar, pero el bus nunca llego. Luego vinieron más discusiones con la recepcionista, llamadas al bus, un tipo que me llevó en moto a perseguir al bus, no pillar al bus, volver a la agencia del bus a explicar la situación, toda la gente habla al mismo tiempo y no entiendo nada, tengo pena por Tiha, tengo pena porque perdí mi bus, tengo pena porque no tengo hostal...mi actitud es muy mala y después de una hora no tengo solución.

Sigo sentada en la calle con mi mochila y mucha gente discutiendo alrededor mio, es de noche y no me siento muy bien. Finalmente les digo que los del hotel me DEBEN dar una habitación gratis porque fue su responsabilidad que yo perdiera el bus, y aceptaron la responsabilidad,  y la gente del bus me da un pasaje para la mañana siguiente, así que todo solucionado...todo excepto por un problemita: no me siento muy bien, no se si es porque mi cerebro esta recocido con tanta tensión o es por el alien que siento que esta creciendo dentro mio.

Vuelvo al hostal a la misma habitación que tenia antes con él, abro la puerta y lo primero que hago es vomitar asquerosa y explosivamente en el piso, y he aquí el comienzo de mis días de intoxicación alimentaria. Paso toda la noche con diarrea y vómitos, sola, enojada y triste, Tiha que me llama y me llama y yo que no le quiero contestar, me siento muy mal y no tengo agua, y no hay recepcionista ni tiendas en la noche.

Logré llegar a la mañana sin morir, finalmente el bendito bus me pasa a buscar y me voy a Bagan en un viaje de 9 horas SIN BAÑO, y en cada parada todos los pasajeros del bus me ceden el paso para poder salir corriendo y sacar lo que sea que esta mal dentro de mi cuerpo, me siento morir y lo único que soy capaz de comer en todo el día fue un arroz blanco que tenia una mosca al fondo...cuando llegue a la parte de la mosca estaba inmune a todo tipo de sentimientos o sensaciones, así que la corrí a un lado y termine mi arroz.

Llegue a Bagan (el lugar mas conocido de Myanmar donde todos quieren hacer un paseo en globo aerostático para ver el amanecer o atardecer con todas las miles de pagodas esparcidas entre los arboles) a las 4pm, me aloje en el hostel May Kha Lar, costo usd13 diario para una habitación single con desayuno, aire acondicionado y wifi. El hotel estaba bien ubicado y la dueña es muy amable, me ayudó a contactar a mi seguro y en la noche me visito un doctor, estaba con mucha fiebre y deshidratada, así que me dio mil medicamentos y sales rehidratantes.

La dueña del hostal me despertó al otro día con una sopita para que me sintiera mejor (muy tierna) aunque la boté por el WC porque tenia medio litro de salsa picante jajajaja.  Mis fuerzas solo me permitieron cruzar la calle a comer arroz blanco, comprar agua y volver a acostarme. No tenía energías para hacer nada y tenia la moral baja, sentía que estaba perdiendo mi tiempo acostada (primero por partirme la espalda al cuarto día de mi viaje en Myanmar, y segundo por no poder mantener comida dentro de mi estómago) así que me dediqué a leer y escribir mucho, también hable con Tiha que estaba muy preocupado por mi, y contacte con gente de facebook para conocernos en Bagan.

Ese día conocí a Esperanza, una chica española muy tierna con la que finalmente compartimos una habitación en mi hostal. Ella también estaba intoxicada, así que pasamos muchas horas acostadas conversando de la vida, de viajes, de hombres, parábamos de hablar para ir corriendo al baño o comer algo que nos hacía estar más enfermas, nos reímos mucho, y todos los días veíamos gente nueva llegar al hostal e irse, todos habían visto Bagan pero nosotras no eramos capaces de salir aun, estábamos muy debiluchas.


Así nos recibía toda la gente.


Después como de 5 días al fin pudimos salir a ver lo que todos quieren ver en Bagan, arrendamos unas e-bike que son como scooter eléctricas con menos potencia que una patineta, pero que nos llevaron a todos lados, incluso a hacer rally (el Dakar es una alpargata al lado de nosotras). Después de estos días mi relación con Tiha seguía por teléfono, nos llamábamos todos los días, y me invitó a ir a su ciudad antes de que me fuera a Tailandia de vuelta, y después de mucho pensarlo y decidir que no iba a ir...obviamente, compré el pasaje en bus a último momento y fui! Ya había pasado toda mi vida tomando decisiones con la cabeza, y estaba de viaje, sola en MYANMAR, o sea, éste era el momento perfecto para hacer lo que yo quería hacer sin pensarlo mucho, y lo hice.



Dakar en Bagan jajaja



Después de muchas horas de viaje, incluido un cambio de bus, un desayuno sola en un restaurant perdido en la carretera donde todos dejaron de comer para mirarme, llegue a Pathein, una ciudad como a 2 horas de Yangon cerca de la playa. Lo vi esperándome en la moto por la ventana del bus y se me revolvió todo el estómago, estaba muy nerviosa y además tenía la presión de que todo el bus estaba expectante para saber que iba a hacer yo. Pathein es una ciudad chiquitita y sin atractivos turísticos, en el bus en que yo iba no había ningún extranjero, y días después me daría cuenta de que yo era la única NO myanmareña-myanmarense. Me bajé del bus y la sonrisa de él y mía ya no podían ser más grandes, no hablamos mucho porque teníamos unos 35 o 40 testigos del reencuentro, así que me llevo al hotel donde me iba a quedar (en Myanmar no es legal que los extranjeros se queden en casa de familia, no es imposible, pero hay que avisar con tiempo y pedir permiso a la policía, y quizás si tienes suerte, logres quedarte), me duché, y salimos a "comer donde una tía".

En Myanmar cuando alguien muere, cada año para su aniversario de muerte se hace una fiesta. Va toda la familia y amigos, los vecinos, a la gente que pasa por la calle la invitan a comer. Es un evento importante, y yo justo llegué ese día (suerte la mía) pero no tenía idea. Yo pensé que veríamos a la tía y nada más, y cuando entro a la casa, veo muuucha gente conversando y comiendo, los niños corriendo, viejitas lavando ollas, cocinando, etc, y cuando la primera persona me vio, a mi con mi cara de latina, con mi metro 73 de altura, y cara de sorpresa, al lado de Tiha...se hizo el silencio, Silencio...y yo no sabía que hacer...y Tiha no decía nada, y yo no sabía nada, y de repente aparece un bebe corriendo y riéndose que rompió el hielo y Tiha sale corriendo detrás de él y me quedo sola. SOLA. Sola, Sola (perdón pero necesitaba escribirlo hartas veces para darle el dramatismo que necesita). Sola, de pie (todos sentados en el suelo), transpirada como chancho, sentía como unos 25 pares de ojos me miraban de arriba a abajo con curiosidad, ni siquiera sabía donde poner las manos, nadie comía, y yo pensando que todos me odiaban y que les molestaba mucho mi presencia en ese lugar. Pienso en qué puedo hacer, busco a Tiha con la mirada, la gente me sigue mirando, y finalmente tomé una desición jajajaja, levanté una mano y hago un "hola" mirando a todos lados diciendo "mingalaba", que es hola en Myanmar, con la voz mas dulce que pude (los que me conocen saben que mi voz es como de camionero borracho despechado porque su esposa lo engaño con el hermano) y todos al unísono me responden, MINGALABAAAAAAAAAAAAA.

Me di cuenta de que no me odiaban, muy por el contrario, después de lograr romper el hielo (con 25 personas que no hablan tu idioma a la vez no es fácil) se acerco una señora y me abrazó y me dio el que sería mi primer beso con la nariz (es como si ella te oliera la cara y absorviera tu olor, es muy tierno). Era mi suegra (yo no sabía en ese momento), me agarró la mano y me puso un cojin en el suelo y me sentó ahí. Todos me seguían mirando porque allá no es normal que alguien te abrace y te de besos de nariz, así que todos sospechaban que algo raro había. Me pasaron dos bebés y me sacaron muchas fotos, y al instante empezaron a llegar los platos llenos de comida indescriptible, postres de colores fluorescentes, sopa, agua, verduras, todo vegetariano para mi. Los niños se acercaban y me tocaban la cara y los brazos, se reían, y los más jóvenes me sacaban fotos, mientras mi suegra me obligaba a comer. Al final me relajé, me dije a mi misma que era una estupidez estar tan incómoda y cuestionarme tanto todo (como siempre) así que comí TODO lo que me dieron, jugué con los niños, posé para las fotos, pedí más comida, hablé un poquito en inglés con los más jóvenes, y todos se relajaron y volvieron a la rutina de la celebración.


"Suegro", "suegra", yo y mi "cuñado".


Cuando volvió Tiha lo miré con rayos láser en los ojos, y el me miró con cara de miedo, sabía que lo iba a retar por no haberme dicho nada, pero finalmente no le dije nada porque fue una experiencia demasiado linda y única. Nunca pensé que iba a estar en Myanmar, en una ciudad que no conoce nadie, sentada al medio de una celebración privada, comiendo como contratada, teniendo una "suegra", recibiendo besitos de nariz, y siendo el centro de atención.

Estos días en Pathein fueron un lindo reencuentro. Conversamos mucho como siempre, y le expliqué que nuestra amistad iba a seguir, pero que no tenía que proyectarse y menos conmigo. Éramos muy diferentes, y aunque no creo que eso sea malo, yo no sentía ganas de casarme y tener familia, como él si quería. Lo importante es que lo entendió y esos últimos días lo pasamos muy bien. Nos paseamos por toda la ciudad en moto, yo me creía artista de cine porque toda la gente nos miraba, y Tiha iba todo orgulloso con su chilena al lado. Conocí a sus amigos, a su familia, conocí esta ciudad que no tiene contaminación externa, y finalmente terminó como una linda historia... como de película, con él dejándome en el aeropuerto, diciendo un último adiós a través del vidrio mientras nos separábamos para siempre.


Tiha y sus pestañas hermosas