domingo, 19 de abril de 2015

Estambul y sus rarezas

Estambul y sus rarezas

En este momento estoy en Delhi sentada en mi departamento (ese mi es entre comillas pero no puedo encontrar la tecla en este bendito teclado) con una niña (no saben cuanto me costo encontrar la ñ) mexicana que mis amigos conocieron a traves de couchsurfing.

La historia empieza dos meses y medio atras (3 de Febrero 2015) cuando tome un vuelo a Estambul para empezar lo que seria el viaje de mi vida. Un viaje sin ticket de vuelta, sin nada que me amarrara, y con todo por delante. Simplemente vendi todo, y lo que me quedo lo meti en una mochila de 65-85 litros y me fui.

Desde ese dia hasta ahora han pasado muchas cosas, tantas que siento que puedo escribir un libro, pero lo que mas me ha llamado la atencion es conocer taaanta gente diferente, pero realmente diferente a lo que yo conozco en Chile.

En Estambul una de las cosas que mas me llamo la atencion fueron los hombres. Ellos se acercan a ti en la calle, cual galan, y te invitan a comer, tomar un chai (te), a pasear por la ciudad, a tomarte fotos, a ir a la luna. Son romanticos, y yo lo agradeci cada momento porque hay que decir que son bien guapos, y ademas nunca esta demas dejarse querer y ahorrar un poco en alimentos…y chai. Aparte de eso este fue mi primer encuentro con la religion musulmana, aunque esta lejos de ser super musulman, si se ve a la mayoria de las mujeres con velo al menos, aunque vestidas topisimamente, con tacos y carteras que en mi vida podria pensar en comprar (o usar), pero eso fue todo, no me atrevi a entrar a una mezquita porque cada vez que trate algo extraño me paso (como la vez que trate de entrar y un viejo como de 60 años me empezo a preguntar cosas en turco y yo no le entendia nada, me escribio las cosas en un papel…otra vez en turco y otra vez no entendi nada, despues con señas y un poco de violencia me trato de llevar a comer, a lo que yo no veia el punto porque no podriamos hablar de nada…en fin, me asuste y le dije que iba a buscar a mi marido a la esquina y corri) asi que solo me limite a entrar a las establecidas para el turismo y eso fue todo.

Lo otra experiencia religiosa (a lo Enrique Iglesias) fue ir a un baño turco (Hamam) asi que con la ayuda de Sait (mi host de couchsurfing y una historia aparte) me puse a buscar en internet algun lugar donde ir. Todos los hamam turisticos eran carisimos, asi que que no fue facil encontrar uno que se adecuara a mi presupuesto de mochilera, pero lo encontre. Quedaba en un barrio chiquitito no muy lejos del departamento, asi que tome nota de como llegar y me aventure caminando…obviamente me perdi  porque iba como cachorro mirando y distrayendome con cada cosa nueva que pasaba jajajaja asi que despues tome un taxi y me dejo en un lugar rarisimo, era una calle cualquiera con negocios chicos, gente barriendo la calle, un taller de autos, y de repente vi un cartel con algo turco escrito pero decia hamam, asi que segui la flecha y encontre a una señora con chalas y sudando (esto fue en Febrero pleno invierno alla) asi que supuse que ese era el lugar, le pregunte y obviamente no hablaba una palabra de ingles pero con gestos me di a entender y me tomo la mano y me metio dentro de una casa.

OOOO MAI GOD, no puedo decirlo en español jajaja era una casa de tres pisos con un hall central de la altura de tres pisos, con mujeres (Viejas) sentadas en toalla, sudorosas, conversando y tomando chai. Todas me miraron raro y yo las mire mas raro, al final todas nos reimos y yo empece a sudar lo que seria mi primera gota de sudor turco adentro de mi super parka de montaña, botas, camiseta termica, leggins, jeans, calcetines de lana y chaleco.

La señora numero 1 me paso una toalla, jabon  y un guante exfoliante y me llevo a una pieza chiquitita con una camilla, un espejo y me dio la llave para poder cerrarla. Con señas me dijo que me sacara la ropa y bajara…yo me quede como estupida parada en la pieza sin saber que hacer, me puse el bikini, la toalla y las chalas y baje. Me senti mas estupida al entrar al hamam y ver a toda la gente en pelota…volvi a la pieza y me saque la parte de arriba del bikini, deje tambien la dignidad y la verguenza y volvi a bajar, entre al hamam, y me senti parte de una pelicula porno. Todas las mujeres desnudas, sudando, lavandose unas a otras, compartiendo cremas y sobajiandose. La señora numero 1 se perdio, asi que empece a imitar al resto, me instale en uno de los lavaderos (otra vez me fallaron las comillas) y me empece a echar agua con un tazon y a lavarme con un jaboncito que me dieron.

En Chile esto seria muy raro, no podria imaginarme con mis amigas en pelotas lavandonos mutuamente y sacandonos la piel muerta de las pechugas y hablando de la vida…es mucho para mi y estaba un poco impactada viendo todo esto. 

Todas me miraban raro y se reian porque seguramente parecia muy estupida echandome agua como un elefante en un lago de Africa…pero que mas podia hacer ? bueno, aqui llegaria la señora numero 2 a darme la respuesta. Al medio de este baño comunitario habia un cuadrado grande de marmol, me pidio que me acostara ahi (esta caliente) y ella empezo a lavarme…como un bebe, como un cachorro, como una abuelita que no puede hacerlo sola, como Cleopatra,  al principio me senti muy incomoda, no es comun que alguien te bañe pero al parecer esa es la gracia del hamam, asi que una vez pasada la primera impresion decidi dejarme llegar, total nadie me conocia ahi, ni siquiera podiamos hablar. 

Despues del lavado, , venia la exfoliacion con el guante, esta fue la parte mas asquerosa de todas, la señora numero 2 empezo a sobajearme con fuerza el cuerpo con este guante y de mi salian kilos de piel muerta, negra, cafe, asquerosa y yo moria de verguenza, pense que necesitaba empezar a ducharme mejor, con otro jabon, que mis papas no me habian ense ñado a lavarme bien (porque nadie habla de como uno se ducha en la vida, asi que quizas yo lo hacia mal)o algo mas, y ella me vio la cara y se empezo a reir y con señas me dijo que era normal…o eso creo, quizas para no sentirme tan cochina.

Una señora numero 3 se acerco y le gusto mucho el tatuaje que tengo en las costillas y empezo a llamar a otras señoras (porque al parecer aqui no viene gente joven) para verme, y yo me senti como mono enjaulado en el circo, todas me miraban y me decian que les gustaba mucho, y yo con las pechugas al aire y sudorosa y con la piel muerta colgando, trataba de no sentirme incomoda y agradecer los halagos, total ellas tambien estaban desnudas y al parecer sin ningun pudor. Al final logre sentirme comoda y compartir algunas sonrisas con la gente,

Tambien me meti al sauna y cuando lo hice todas me miraban y yo no sabia por que…claro solo hacian 60 grados dentro jajaja asi que despues de un minuto, sali con mi mejor cara de aquinopasanadamesientosuperbienconelcalor, pero en verdad me queria morir, me queria tomar una piscina de agua, meterme en un iceberg y morir en paz jajajaja.

Bueno, pasada toda esta experiencia, me senti muy limpia y suave, asi que me devolvi caminando al departamento y dormi como un bebe recien nacido, como 13 horas sin parar, y fue maravilloso, asi que si tengo la oportunidad de hacerlo de nuevo, definitivamente lo voy a hacer…aunque quizas me tome unas piscolas antes.

Claramente mil cosas mas pasaron en Estambul, pero esta experiencia fue lejos lo mas divertido e inesperado que vivi alli, quizas despues escribire sobre la parte romantica, que es la historia detras de camaras jajaja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario